El Pacto Mundial de la ONU España ha establecido una hoja de ruta imprescindible para las empresas de construcción e ingeniería, delineando estrategias clave para un futuro sostenible.

  1. Promoción de la eficiencia energética y la descarbonización: El sector, a pesar de ser un motor económico, es responsable del 37% de las emisiones globales de carbono, afectando todas las etapas de la cadena de valor, desde la extracción de materias primas hasta la obra final, incluyendo la deconstrucción. En respuesta a este impactante rol, tanto el gobierno español como el europeo han emprendido iniciativas como el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) y la revisión de la Directiva europea sobre eficiencia energética de los edificios, promoviendo la descarbonización de los procesos industriales, la mejora de la eficiencia energética y el uso de energías renovables.
  2. Impulso de la circularidad en los materiales de construcción: La extracción y producción de estos materiales contribuye entre un 5% y un 12% a las emisiones globales de gases de efecto invernadero, influenciando directamente el consumo de recursos y la eficiencia energética. La adopción de prácticas de economía circular puede reducir significativamente estos impactos, promoviendo la reutilización y el reciclaje de materiales para minimizar la huella ambiental; lo cual conlleva a beneficios económicos significativos por la disminución en el uso de materias primas y la mejora en la eficiencia de los recursos.
  3. Reducción de los residuos generados en toda la cadena de valor: Este sector es el principal productor de residuos en la Unión Europea, representando el 37.5% del total según Eurostat, y en España, asciende al 30.8% del total de residuos generados. Un desafío considerable es que el 54% de estos materiales de demolición terminan en vertederos, afectando negativamente tanto al medio ambiente como a la salud humana. En respuesta, legislaciones como la Directiva (UE) 2018/851 y la Ley española 7/2022 promueven la economía circular, mandando la separación y la revalorización de residuos en obra, con metas como la reducción del 15% de residuos para 2030 y alcanzar un 70% de su valoración. Además, la digitalización emerge como una herramienta indispensable para mejorar la trazabilidad y la transparencia en la gestión de residuos, permitiendo una medición más precisa y facilitando la adopción de prácticas sostenibles a lo largo de toda la cadena de valor.
  4. Refuerzo de las medidas de salud y seguridad en el trabajo: Con 83.966 accidentes laborales con baja en 2023, un aumento del 3% respecto al año anterior, y 131 fallecimientos, es urgente reforzar las medidas de seguridad. Un Plan de Seguridad y Salud, así como la implementación de tecnologías como la IA y la digitalización puede anticipar y mitigar riesgos, mejorando la seguridad y la salud laboral. Además, es importante mejorar no solo la seguridad física sino también la salud mental en el lugar de trabajo.
  5. Apuesta por la igualdad de género en toda la organización: Solo el 11,1% de los empleados en el sector son mujeres, y apenas el 1% trabaja en obra. Fomentar la diversidad y la inclusión es crucial, no solo por razones éticas sino también económicas, pues equipos diversos son más innovadores y productivos, gracias a una variedad de perspectivas y habilidades.
  6. Garantía de un salario digno y trabajo decente en todas las personas empleadas: En un sector que emplea a más de 1.4 millones de personas en España, enfrenta un notable desafío de escasez de mano de obra y envejecimiento de la plantilla, con cerca del 20% de sus empleados mayores de 55 años. Esta situación se agrava por las condiciones laborales a menudo difíciles, como jornadas prolongadas y trabajos por turnos, que dificultan la conciliación de la vida laboral y personal y resultan en baja remuneración para puestos poco cualificados. Es fundamental que las empresas del sector ofrezcan condiciones laborales justas y salarios dignos que reflejen los costos de vida reales para mejorar la retención y la productividad.
  7. Fomento de la diligencia debida y gestión responsable de la cadena de suministro: Es esencial para las empresas del sector implementar procesos y políticas internas rigurosos de diligencia debida para identificar, prevenir y mitigar impactos adversos al medio ambiente y a los derechos humanos, asegurando que todas las operaciones, tanto directas como indirectas, sean supervisadas y mejoradas continuamente a través de toda la cadena de suministro. La gestión responsable de proveedores juega un papel fundamental en este proceso, requiriendo la transferencia de estándares éticos a través de capacitaciones, auditorías y una participación activa en las prácticas de diligencia. La digitalización facilita la trazabilidad y la transparencia en la gestión de la información, mejorando la relación con proveedores y promoviendo la producción local.
  8. Consolidación de sistemas de transparencia, buen gobierno e integridad: La transparencia y el buen gobierno son cruciales para abordar los desafíos de corrupción en el sector. Es fundamental que las empresas implementen procesos éticos que abarquen todas las operaciones, asegurando la integridad tanto de la organización como de sus empleados.
  9. Innovación y digitalización del sector de la construcción e ingeniería: La transición hacia la Construcción 4.0, enfrenta desafíos significativos como la diversidad de subcontratas y proveedores y niveles variados de formación tecnológica que dificultan la estandarización y adopción de nuevas tecnologías. Sin embargo, los beneficios de la digitalización y adopción de tecnologías son claros: mejora de eficiencia, reducción de costos, promoción del trabajo colaborativo y optimización de los flujos de información. Estos avances impulsan la automatización de procesos, y a su vez mejoran el impacto ambiental mediante la reducción de la huella de carbono y la promoción de la eficiencia energética.
  10. Intercambio de conocimientos a través de alianzas estratégicas: El establecimiento de colaboraciones dentro de la cadena de valor y entre actores públicos y privados es primordial para compartir conocimientos y alinear esfuerzos para amplificar los impactos positivos en la sociedad y el medio ambiente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad